lunes, 28 de enero de 2013

Lola. Capítulo 4.


Dos y tres…sorbo de agua…Odiaba el sabor de los analgésicos.

De pequeña, su madre los camuflaba entre los azucarados cereales y aún así lo notaba, pero nada que no curara un beso en la frente y una sonrisa. Buenos momentos, ya lo creo que si…

Los días empezaban a alargarse, parecía que la nieve por fin dejaba paso a los brotes verdes en el suelo y tímidas pero seguras, las hojas asomaban en cada una de las ramas de los árboles de la entrada. El bolso pesaba más de lo habitual, con carpetas, recibos y notas del trabajo, cosas que ahora formaban parte de su nuevo día a día y que le aportaban ese que se yo, que hasta ahora faltaba en su vida.

-¡Buenos días!- Clara siempre sonreía, había algo en sus ojos que le provocaba envida a Lola… ¿Felicidad, tal vez? Le devolvió la sonrisa y ordenó su ya de por si perfecta mesa. Con los meses y su eficiente trabajo, sus labores en la empresa habían pasado de pelearse con la fotocopiadora a recibir llamadas de clientes, llevar una parte de contabilidad y asistir a reuniones con los jefes. Todo aquello le daba sentido a sus sombrías mañanas.

-Lola, a las 2 comida con los de Cádiz ¡no te olvides!- Del otro lado de la oficina, su jefe le hacía señas con los dedos indicándole la hora…Llamó a Gabriel, había que informar a su otro “jefe” o…

-Hola…soy yo…Hoy no iré a comer…Sí, los de Cádiz…Ah ¿viste la nota?...Bien…vale… ¿con tu madre?...Ok…Nos vemos esta tarde…- Sin ganas siguió ordenando el inexistente desorden con la mente fija en cómo debía saludar a los clientes.

Gabriel, tras colgar, marcó de nuevo y espero paciente que al otro lado le respondieran…cuatro, cinco…-Iré a comer...sí, no te preocupes…de acuerdo…sí, hasta luego…- Colgó, agachó la cabeza y suspiró…

 Abrió el armario de su habitación, la que desde hacía meses le veía dormir solo, enfrente de la que en otro tiempo fue testigo de su amor por Lola, el cual, aunque ella creyera lo contrario seguía muy vivo. Con la mirada fija en la pared, sobre el escritorio donde descansaba su inseparable portátil, una foto de Lola.
Un vestido amarillo, su color favorito, hasta las rodillas, el pelo recogido en una trenza desecha y un oso de peluche también amarillo, al que abrazaba como si fuera su mayor tesoro, miraba descarada a la cámara de Gabriel y sonreía…Echaba de menos aquellos años…Echaba de menos a Lola…Todas las camisas le parecían tristes, no había color allí dentro, era fiel reflejo de su vida, de las ilusiones que se fueron y que esperaba recuperar algún día. El azul servirá, pensó, ya no hacía tanto frío como las semanas anteriores.
Un vaquero gastado, una chaqueta de cuero y sus queridas botas de desgastadas suelas, gafas de sol que oculten las ojeras…

-Buenos días- una campanilla acompañó su entrada y casi tropieza entre tanto desorden, pero adoraba las tiendas de su antiguo barrio, era volver al lugar donde nada podía ir ya mal, era volver a casa –Hola mamá- La sonrisa repleta de arrugas de su madre, le devolvía a la realidad, su triste realidad.
-Mi vida…- Verla le ponía triste, no lo hacía tan a menudo como quería o podía y cada vez que entraba en la tienda que le vio crecer, una chispa de aquella alegría que emanaba mamá le llenaba, porque él también se sentía vacío…

Mamá, sacó la vieja tetera, le quitó el polvo y la llenó de agua. Encendió con cuidado una cerilla, miró a su niño que ya correteaba tras la perra como cuando era pequeño y le ponía pinzas en el rabo para reír mientras el pobre animal daba vueltas persiguiéndola y pensó que echaba de menos aquella sonrisa…Se sentó cansada y Gabriel, tras darse cuenta, cogía la silla verde con el cojín de amapolas y recordaba que nunca le había gustado, pero mamá lo guardaba porque se lo regaló papá.

-¿Todo bien?- De nada hubiera servido mentirle, los ojos verdes de su madre parecían una máquina de la verdad que con solo mirar a alguien te podía decir que había comido, donde guardaba el tabaco y si era de fiar.
-Igual…ya sabes…- La mano de su madre estaba caliente y apretaba la suya como queriendo darle la seguridad que a él le faltaba. -¿Te lo han traído?-
-¡Sí, mi vida! ¡Aún no los desempaqueté! ¡Ven!- Se metieron en la pequeña trastienda, dejando a cargo de la tienda a la pequeña y escandalosa perrita que tanta compañía le hacía a mamá, si alguien entraba no podría llevarse nada más que un estridente ladrido y un mordisco si avanzaba demasiado.
En una caja de cartón embalada entre plástico de burbujas, una bola de cristal repleta de nieve y purpurina, con un pequeño oso amarillo, recostado sobre un lecho de margaritas blancas. –Le encantará- dijo Gabriel mientras besaba a mamá.

Salió de nuevo a la calle, empezaba a llover, por lo que cubrió con la cazadora el frágil paquete y echó a andar, todavía tenía un buen tramo y si no se daba prisa, el papel llegaría empapado.

Ya eran más de las 4, ya estaría en casa.

Llamó al timbre mientras se sacudía el pelo, oía su voz dentro, sí, ya había llegado. Al abrir la puerta le tendió el paquete en silencio con una sonrisa, nervioso por ver su reacción –Amarillo, tu color favorito- y con una carcajada, unas pequeñas manitas de tan solo 4 añitos se aferraron al cuello de Gabriel al grito de ¡Gracias Papi! Y desde la cocina, Clara sonreía al ver a su hija feliz. 

7 comentarios:

  1. Espectacular, como siempre.
    Gracias tesoro!

    ResponderEliminar
  2. Gracias...aunque yo no creo que sea para tanto...y hablo en serio (por una vez!)

    ResponderEliminar
  3. Siempre me quedo con ganas de leer mas...mira que me cuesta concentrarme a la hora de ponerme a leer ( llevo una época que me cuesta concentrarme ) Pues has conseguido que quiera seguir leyendoo el próximo capitulo de Lola.

    Escribes muy bien,cretelo ( y también hablo en serio )

    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Como ya te comenté, me parece que escribes genial y estoy deseando leer mas capitulos de Lola.
    También decirte que éste no me ha dejado indiferente...despues de leerlo dos veces ( una de ellas todos los capitulos seguidos) mi cara fue de O_O :O
    Que ca*** Gabriel no?? So perro!

    ResponderEliminar
  5. Hi dear! Love your blog damn much! Wanna follow each other via GFC? :)

    Btw, join my GIVEAWAY for winning jewelry from efoxcity.com! Link : http://sausanhanifah.blogspot.com/2013/01/efoxcity-giveaway-international-giveaway.html

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué alegría que hayas vuelto a escribir!
    Te he echado de menos... pero al verte reaparecer por twitter me he dicho "voy a pasarme por el blog por si acaso" :)
    ¡Qué ilusión!
    Como las demás... yo también quiero más...

    Un besito Sonia :)

    ResponderEliminar