martes, 27 de marzo de 2012

...Esta vez,dejémoslo en hasta luego...

El viento ha cambiado de dirección, me aparta el pelo de la cara y me enfría las mejillas a su paso,miro al frente y una pequeña nube empieza a tapar los últimos retales del sol que hasta ahora me dejaban leer. Siempre me ha gustado este parque, está lo bastante cerca del bullicio como para que no pueda pasarle nada a una mujer sola y le tienen el suficiente respeto, como para que me acompañe en mi lectura. Distraída avanzo por la historia que me ayuda a llenar los pocos espacios vacíos que me deja mi trabajo, si no fuera por ella ya habría estallado y las cosas no hubieran sido tan sencillas,mis libros me ayudan a desconectar de la cada vez más dura realidad.

Una sombra me tapa de repente la poca luz que ya me quedaba y me obliga a levantar la vista hacia la gran figura que ante mi se ha detenido. Esa sensación tan conocida de tener a alguien delante, pero no saber en que momento de tu vida ha podido formar parte de ella o si simplemente te recuerda a alguien y solo se paró por casualidad...


A veces tu mente hace click y te juega la mala pasada de confundir la realidad con tus anhelos, esa persona que tanto se parece a quien tu en el fondo espera...pero por una vez, coinciden ambas en el tiempo.
 -¿Cuantos han sido?¿2, 3 meses? Estas exactamente igual...- 


Cuando has compartido tantas cosas con alguien en algún momento de tu vida, un abrazo hace que vuestra amistad resurja como si vuestro último encuentro hubiera sido el día anterior, aunque hayan pasado más de 20 años de lluvias y tormentas.
Me aferro a esa espalda tan ancha que me aporta la serenidad que siempre necesité, no quisiera soltarle, no sea que todo haya sido un espejismo causado por el stress y la novela que me acapara. Pero nos separamos para mirarnos a los ojos y reírnos, él de mis arruguitas porque siempre me advertía que no me riera tanto o necesitaría carretas de cremas y yo de esas canas que no recordaba... ¿Como puede haber pasado tanto tiempo y tener las mismas sensaciones? Vuelve la calma, la paz, la idea de que nada malo va a pasar porque los dos podemos con todo.


- ¿Cuando has vuelto?-
- Hace unos meses, mi hija ha sido mamá y quería conocer a mi nieto...-
- ¿Tuviste hijos?
- ¡Si! Dos niñas, la mayor es la que se ha encargado de recordarme que ya no debería ir haciendo el cabra con la moto, niñatos, siempre faltando el respeto a sus mayores. ¿Y tú?- Me aprieta tan fuerte la mano que parece que tema que me escape.
-Yo...sabes que nunca me gustaron los críos, no me veía cuidando de pequeñajos mocosos, pero sí...tengo un niño, bueno, para nosotros sabes que siempre lo serán, aunque ya haya terminado su carrera y esté de inmigrante en otros países buscando el futuro que el suyo propio le ha negado.-
- Les hablo de nosotros ¿sabes? del grupo, de las excursiones, de las juergas, de las borracheras...Sí, si, no me mires así, siempre hablamos de que cuando fuéramos padres les contaríamos nuestros errores para que ellos decidieran si querían seguir ese mismo camino y así lo hago, no les oculto nada.-
- ¿Nada?-


Si mi mente vuelve atrás en el tiempo hasta el momento en que éramos esos jóvenes con tantas ilusiones, como peleas con el mundo, vuelven todos y cada uno de los sentimientos que me provocaron nuestras noches...y esa noche me duele el alma, no consigo respirar, no me salen las palabras. 


El corazón se acelera pensando en que dentro de unos minutos, querrá salir por mi boca, incapaz de contener sus movimientos, porque es consciente de lo que ocurrirá. Es lo que ocurre siempre, lo que los dos dejamos que pase porque es aquello para lo que nacimos. Cuando se traspasa la fina linea, ya no hay vuelta atrás, por mas que ambos intentemos convencernos de que podemos dejarlo cuando nos apetezca, que es un juego al que los dos ponemos las reglas, en realidad, solo uno de nosotros está lo suficientemente sereno como para ver con claridad a que nos enfrentamos. Hoy, no soy yo...

Me comporto como siempre, te veo y te saludo con un cariñoso abrazo.
Te comportas como siempre, me sonríes y me besas en la mejilla.
Me comporto como siempre, salgo al balcón a fumarme un cigarrillo.
Te comportas como siempre, me sigues y distraído charlas a mi lado.

Los coches pasan con prisa ante nosotros, en esta ciudad parece que nadie salga de casa a su hora y deben sortear los obstáculos como si de ello dependiera su vida. Mientras observo como discuten dos acalorados conductores, tu mano ya se ha metido debajo de mi falda, tu cuerpo ya esta pegado al mio y miras al infinito como si lo que estuviera ocurriendo entre mis piernas no fuera contigo.

Apago la colilla contra la barandilla de hierro y entro de nuevo en el salón, de reojo veo como entras en silencio y cierras la ventana, mientras te frotas los brazos por el frío...y de nuevo me estremezco porque no puedo esperar a que me arrincones contra la pared y me beses.
Me sujetas las manos para que no pueda zafarme y te ríes ante mis quejas, al tiempo que me bajas las bragas...tengo que acordarme de no ponérmelas cuando quedemos...el salón es testigo de nuestros jadeos, los vecinos curiosos quizás estén disfrutando del espectáculo por la rendija de la cortina, que se niega a cedernos un poco de intimidad.

Para cuando llegan los demás, no somos mas que dos amigos que se pelean por supuestas trampas del otro en una partida de póquer, a la que se unen sin preguntar. Y de nuevo vuelvo al presente, ese momento en que estás apretando con fuerza mi mano mientras me enseñas las fotos de tus bellezas, idénticas a su madre y me pregunto si a ella también le hablas del pasado...No puedo dejar de mirarte, sigo viendo aquella mirada ilusionada que se alejaba en el tren camino de un futuro mejor y me llena ese vacío, saber que lo lograste.


-¿Has sido feliz?-
-Lo sigo siendo...¿Y tu?- me aprietas con mas fuerza que antes las manos y en tu mirada,antes alegre se nota ahora la nostalgia, cuando empieza a enrojecerse.
-Más de lo nunca pensé que lo sería, a pesar de que no fue nada fácil...- para mi tampoco, te lo aseguro...-Dejar atrás a los amigos, tu casa, tu vida entera, para empezar de nuevo, aunque fue lo que siempre quise, no fue fácil. Dejar en la estación de tren a la persona más importante de mi vida llorando, mientras me veía alejarme...- creo que los dos estamos llorando, quien nos vea pensara que no somos mas que dos vecinos contándose las penas en un viejo banco de un parque.-Prometimos mantener el contacto, nos llamábamos cada semana varias veces, nos conectábamos para chatear y contarnos como iba mi búsqueda de piso y su tesis, pero el trabajo te va dejando cada vez menos tiempo y las llamadas se van espaciando hasta que se reducen a una felicitación navideña y un feliz cumpleaños, cuando te quieres dar cuenta, ya no sabes nada de ella, solo te quedan las viejas fotos que acumulan polvo en los armarios...
-Ella no dejó de pensar en ti ni un solo día...-
-Ni yo en ella...nadie olvida a las personas que ama, pero el tiempo trae nuevos amores, que conviven con tu pasado, que se acostumbran a compartir el espacio que queda en tu corazón,porque él se adapta para acogerlos a todos- te estas poniendo filosófico, como hacías antes, dándole mil explicaciones a las cosas más sencillas, hasta volverlas algo especial...eres el mismo de siempre y eso me gusta. -Parecemos un reality de reencuentros, estoy esperando que de un momento a otro entre la azafata con el ramo...-


Entre risas nos damos el último abrazo, no quisiera despegarme de ti, porque no se cuando podré volver a hacerlo.


-Espero que esta vez no tardemos tantos "meses" en vernos...estoy deseando que conozcas a mi marido, os llevareis muy bien-
-Si está contigo, merece la pena conocerle. Esta vez no nos digamos adiós, dejémoslo en un hasta luego...-





Fin



Os recomiendo leer: Despedida

9 comentarios:

  1. Parece increíble q seas la misma personas q con, las historias de la Tarada me hagas llorar de risa y con estas totalmente distintas, me hagas llorar de pena o nostalgia o q incluso me hagas reflexionar con algunos puntos de la historia!!! :D

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, ésta está más currada que nunca. Te me estás puliendo mucho mi niña, me dejas el alma en vilo =ÔÔ=

    ResponderEliminar
  3. Guapa, me has dejado un poco sin palabras... estoy acostumbrada a entrar y reír y reír porque tienes ese don, complejo don... y en cambio hoy cambias totalmente de registro y creo que cualquiera puede hacer suyo mucho del texto y por eso tocas la fibra sensible, al menos la mía.

    Un beso enorme : )

    ResponderEliminar
  4. me pusiste los pelos de punta (para bien)

    ResponderEliminar
  5. Ains echaba yo de menos esto! ^^

    ResponderEliminar
  6. Has vuelto a conseguir que me lea de un tirón ( cosa rara en mi que me despisto al paso de una mosca ) y que me traslades a ese lugar, imagine a los personajes.

    Haces que las historias me trasladen y me enganchen.

    Besos:)

    ResponderEliminar
  7. jopeeeeeee xq tan tristonas siempre!!! xq!!!! jurrrr
    besetes!

    ResponderEliminar
  8. Ni te imaginas lo que llego a disfrutar leyendo tus entradas! Me encanta como escribes :)

    Un besito!

    ResponderEliminar