viernes, 25 de noviembre de 2011

¿Remordimientos?

La vida me dio belleza e inteligencia, el tiempo y la experiencia me dotaron de astucia.
A mis 18 años y finalizando los estudios, me preguntaron que iba a hacer después...
-Estudiaré una carrera, obviamente- nunca añadía,porque si no lo hago mis padres me cortarán el suministro mensual que costea mis caros bolsos, mi divino maquillaje y mis sesiones de peluquería.
Lejos del continuo control de mis padres, la vida universitaria tenía todo lo que necesitaba, fiestas, diversión y hombres que hubieran hecho cualquier cosa, solo por que les dedicara una mirada.
¿Estudiar?
No lo necesitaba, un par de repasos a los apuntes de mis compañeros y ya sacaba mi aprobado, se trataba de terminar, nadie me dijo que fuera Cum Laude...
Hasta que me suspendieron, demasiada fiesta el jueves anterior me pasó factura...y en la revisión de exámenes descubrí que tal vez no fuera a necesitar estudiar aquella asignatura más.
40 años muy bien llevados y casado,el hombre perfecto...el hombre que haría cualquier cosa con tal de que su mujer y sus adorados niñitos no se enteraran del polvo que echo con su alumna sobre la mesa de su despacho, donde con tanto cariño guardaba los dibujos que le mandaban.


Aquello duró 3 años, en los cuales nunca faltaban en mi habitación los mejores perfumes, las últimas botas de cualquier diseñador de moda, ya os dije, cualquier cosa...
Al terminar la facultad,me aburrí de él...necesitaba probar cosas distintas, siempre lo mismo me cansaba y aunque él me repetía que ya no era mi profesor y lo nuestro podía ser serio, aquello no era lo que yo buscaba.
Tuve que empezar a trabajar, ya que tenía un título, debía aprovecharlo.

En un mundo de hombres, éramos muy pocas mujer en la empresa, a la cual había accedido gracias a la carta de recomendación que mi querido profesor redactó una semana antes de que le dejara. Lo tenía casi todo, compañeros que hacían lo que yo pedía solo con dedicarles unas dulces palabras, compañeras que me odiaban porque obviamente, era mejor que ellas en todos los sentidos...¿amigas? nunca las tuve, si alguna se acercaba a mi, llegaba el momento en que se alejaba, consciente de que jamas estarían a mi altura.
Y llegó él...
De ojos azabache, con una mirada que me ponía un nudo en el estómago y una sonrisa que haría olvidar al diablo su cometido...y una estupenda esposa, con 3 maravillosos hijos, de nuevo, el hombre perfecto...
Un casado no te pide explicaciones, no te llama a todas horas, no le conviene que nadie sepa que hay más que compañerismo contigo y si juegas bien tus cartas, te llenará de regalos, cenarás rodeada de celebridades y las mujeres desearán ser tú.

Tenía que ser mío.

No fue difícil, nadie puede ser indiferente a mis caricias, nadie puede resistir el impulso de besarme y una vez lo ha hecho, nadie puede dejarme ir.
Viajes de negocios, cenas con clientes, interminables noches de sexo en lujosos hoteles, Chanel, Dior y Versace en mi armario, Cartier en mis manos y 3 maravillosos niños en su cartera.

-¿Como puedes hacer eso y no tener remordimientos? me habían hecho tantas veces esa pregunta...
-Los remordimientos no pagan las facturas del Hilton, querida...-
-¿Quieres un consejo? NO TE ENAMORES-

Creo que nunca antes había escuchado a alguien decirme eso...ingenua, el que no debía enamorarse era él, yo estaba por encima de los sentimientos, no sirven de nada.


Y llega el día en que él no te llama...porque tendrá mucho trabajo...y ese día se vuelve a repetir...y el día se convierte en una semana, en un mes...en su móvil has dejado miles de sms que no han tenido respuesta, has pasado por delante de su puerta con el coche que te regaló, tantas veces, que conoces de memoria el color de cada flor que adorna la ventana de su habitación, donde cada noche observas como le hace el amor a su esposa y por un momento, desearías ser ella...No te has dado cuenta,pero han pasado los años y aquella belleza que te abrió puertas en el pasado, no es la imagen que ahora te devuelve el espejo, ya no te reconoces y no tienes a quien contarle que cada noche lloras mordiendo la almohada, que en otro tiempo calló tus gemidos, teniéndole entre tus piernas...


Pero los remordimientos no pagan las facturas...
En una hora vuelvo, me espera un cliente...

24 comentarios:

  1. me ha gustado mucho la historia, y como siempre el final :O

    ResponderEliminar
  2. =ÔÔ= Final tremendo donde los haya, desde luego.

    ResponderEliminar
  3. Y real,mi niña...que es lo peor...

    ResponderEliminar
  4. Qué fuerte. Pues ahí se joda xDDD, ya que los remordimientos no le pagan las facturas...
    Prefiero no pensar que hay mucha tía así por el mundo.

    Un saludo futuro premio Nobel de literatura ;P

    ResponderEliminar
  5. NO!!! futuro premio LIMÓN!!!!! jajajajaja, aunque me lo ha ganado la susodicha, XD!!!

    ResponderEliminar
  6. Como todas tus entradas, aunque con esta es con la que me estreno comentandote, me has dejado con los pelos como escarpias! Joder!! Y encima pensar y leer que es real!!

    Por desgracia, conozco algun caso de este tipo de personas... y es una pena pero en fin... como dices, los remordimientos no pagan las facturas

    besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Crispi!!! conozco muchas por desgracia...besotes!!

    ResponderEliminar
  8. Sonia, creo que es la primera vez que te leo escribir así más en serio y tengo que pedirte más... Me ha parecido una historia muy buena, muy bien llevada, y un putón jajajajaja, pero eso es otro tema.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Bueno,en serio,en serio...si,creo que esta vez si...¿que me pasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa? besotessssssss!!

    ResponderEliminar
  10. Me encantan estos finales! Queremos másssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  11. ¿Mas finales? jajajaja, la próxima entrada será solo de finales!!

    ResponderEliminar
  12. O.O me quedo sin palabras ante tus escritos....

    ResponderEliminar
  13. Niña, me encanta como escribes! Deberías proponerte hacerlo a mayor nivel, seguro que tendrías un exitazo terrible!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Vaya historias que nos cuentas, y sobre todo, qué bien nos las cuentas!! Me encanta!!

    Ya estoy esperando la siguiente entrada ;D

    Besos!! :D

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado no... lo siguiente! Me ha encantado pero tengo que decirte que yo miro esta historia desde otro punto de vista. Es decir, yo creo que esta mujer no ha hecho nada mas que seguir el camino que sus padres le han dibujado: le inducieron la idea de que las cosas mas importantes de la vida son los bolsos caros, el maquillaje perfecto y las sesiones de peluqueria y que para tenerlos se admite cualquier cosa. Cualquier cosa vale. Siempre existiran personas asi, pero todo tiene su raiz en la educacion que reciben.

    Un besazo Sonia, ya sabes que me encanta como escribes! (El primer libro, me lo compro pero tienes que firmarmelo!!!!)
    XoxO

    ResponderEliminar
  16. Una historia muy impactante, me ha gustado , un besazo ;)

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado como has escrito esta historia, un 10 para ti!!
    miscosucass.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno Sonia! Me encanta leer tus historias, siempre me dejas con ganas de más. Te animo a que sigas! :)
    Un besito.

    ResponderEliminar
  19. Me ha sorprendido mucho tu historia, me gusta mucho tu forma de escribir, leer tu blog, ha sido una gran sorpresa para mi, me encantaría seguir leyendo historias como estas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Qué te voy a decir yo? Sólo que belleza ni antes ni ahora y la cosa va de mal en peor.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  21. Las historias escritas por ti son de enganche!!
    Tienes algo especial a la hora de trasmitir y sorprender. Nunca dejas de hacerlo.
    Cuando te falte la inspiración.....
    Sonia tomate en serio escribir un libro!!
    Besotessssss

    ResponderEliminar
  22. Hola chicas,perdon por no contestar antes!!! muchas gracias a todas,de todo corazón!!
    A mis niñas que tengo que decirles???? pues JS!!!!

    ResponderEliminar
  23. Ay por Dios que drama!!! Molaaa ^_^

    ResponderEliminar